top of page

Asma: factores de riesgos impensados

Si bien no hace falta ser alérgico para padecerla, hay otros elementos desencadenantes que colaboran con su aparición, e incluso una investigación la suma como factor de riesgo para enfermedades coronarias. La importancia del control profesional siempre.

¿Alguna vez pensaste que la polución, el alcohol, los cambios de temperatura ambiental, e incluso, la exposición a sustancias irritantes, o hasta la pasta dental (a veces, si lleva mentol) son factores que pueden desencadenar el asma? Pues es así. De esta manera lo enumera la agencia de noticias EFE a la hora de puntualizar los riesgos impensados que pueden colaborar para la aparición de esta enfermedad. "Estas son algunas de las causas de esta patología que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea y sibilancias (obstrucción en las vías respiratorias que no permiten el flujo de aire) y que varía en severidad y frecuencia de una persona a otra", apuntan.


Tampoco se trata de una dolencia que sólo aparece en la infancia, sino que puede darse también o empeorar a edades adultas. "Y en algunas ocasiones y de acuerdo con recientes estudios epidemiológicos se vincula con un riesgo elevado de desarrollar una enfermedad coronaria", sostiene la agencia.


En entrevista con EFEsalud el doctor César Picado, neumólogo del Hospital Clinic de Barcelona, explicó que en una investigación canadiense se ha delimitado esta asociación a un tipo de asma en el que habitualmente el componente alérgico no es el predominante. "Este tipo de asma, que puede provocar enfermedad coronaria, se inicia en la edad adulta y se presenta con frecuencia asociado a la rinosinusitis crónica". De confirmarse esta tesis con estudios prospectivos, el asma pasaría a considerarse como otro factor de riesgo de la enfermedad coronaria .


En el estudio canadiense se demuestra además que el problema de los infartos de miocardio se suele dar en pacientes asmáticos que no toman tratamiento. “Y el mensaje es muy sencillo y claro: a la lista de factores de riesgo asociados a la enfermedad coronaria como la hipertensión, la hipercolesterolemia o la obesidad, hay que añadir ahora el asma, y más si no está bien controlada".

Commentaires


bottom of page