top of page

Asma: una enfermedad tratable


Cada primer martes de mayo se celebra el Día Mundial del Asma, con el objetivo de tomar conciencia de esta enfermedad y los cuidados necesarios para quienes la padecen.


El asma es una de las enfermedades crónicas con mayor prevalencia en el mundo. Afecta aproximadamente a 9% de las infancias, 11% de adolescentes y 6,6% de adultos.


Provoca inflamación de los bronquios, haciéndolos más estrechos y dificultando la respiración. La persona siente falta de aire, dolor u opresión en el pecho, tos persistente o silbidos al respirar.


Según su severidad, estos síntomas limitan las actividades diarias. Como consecuencia, aumenta el ausentismo escolar y laboral y se deteriora la calidad de vida.


Diagnóstico y tratamiento


El asma no tiene cura. Sin embargo, es posible controlar la enfermedad, por lo que el correcto diagnóstico y tratamiento es de suma importancia. Controlar el asma significa:

  • No presentar síntomas.

  • Poder realizar las actividades físicas habituales.

  • No necesitar medicación aliviadora rápida o de rescate, evitando o disminuyendo la aparición de crisis.

Las consultas médicas periódicas permiten tratar convenientemente la enfermedad y evaluar el nivel de control del asma. Generalmente, el tratamiento incluye medidas preventivas y el uso de broncodilatadores, antihistamínicos y corticoides.


Sociedades científicas de nuestro país trabajan actualmente para proponer una ley nacional de asma que permita la capacitación, educación, prevención y fundamentalmente acceso al tratamiento, para que los pacientes puedan llevar una vida digna y de calidad.


Argentina en números

  • Personas con asma: aproximadamente 4 millones de personas sufren la enfermedad

  • Diagnóstico: 1 de cada 2 (50%) están diagnosticados.

  • Muertes: 400 al año.

  • Internaciones: 15.000 al año.

  • Plan de acción: 70% de los pacientes no cuenta con plan de acción.

  • Crisis: 30-37% de los pacientes leves sufren una crisis de asma.

Comments


bottom of page