top of page

¡Conocé todas las caras de la ANSIEDAD!

Actualizado: 3 jul 2018

Ser ansioso no implica sí o sí , tener algo malo. Sin embargo cuando se pasan los parámetros saludables, ser conscientes de las herramientas para bajar decibeles puede hacer la diferencia.

Todas las personas tienen ansiedad (foto by Kat Jayne para Pexels).
Todas las personas tienen ansiedad (foto by Kat Jayne para Pexels).

La adrenalina en el cuerpo se prepara con el corazón acelerado, las manos sudorosas, la expectación y la respiración entrecortada. El organismo se anticipa de esa manera cada vez que estamos ansiosos por algo que nos pone nerviosos (por ejemplo hablar en público), un movimiento telúrico (se pone en alerta de amenaza) o defendernos de algo, o alguien.


En este sentido, el psicólogo Jorge Domínguez explicó: Todos los seres humanos (incluso el reino animal en su conjunto) experimentamos ansiedad. Ocurre como un cambio a nivel fisiológico y mental, cada vez que sentimos que vamos a ser puestos a prueba respecto a algo o alguien. Entonces cuando debemos enfrentar algo inmediatamente se activa en nuestro cerebro, el sistema ‘simpático´que nos prepara para la acción”.



¿Pero entonces podemos decir que la ansiedad “es buena”?

“En un monto operativo y pequeño sí, ya que lo que hace es predisponernos y despertarnos para tener más recursos y enfrentar aquello que tenemos frente a nosotros. Sin embargo, si lo que está por delante nos supera respecto a nuestras herramientas, es posible que tengamos una sintomatología vinculada a que el cuerpo se prepara para una acción de carácter físico”, contó Domínguez.


Tips anti ansiedad

“A la ansiedad hay que hablarle en su propio idioma, y apostar a diversas disciplinas y técnicas”, sugiere el profesional.


Caminar resulta esencial para bajar los niveles de ansiedad (foto by Fancycrave para Pixels).
Caminar resulta esencial para bajar los niveles de ansiedad (foto by Fancycrave para Pixels).

ALGUNAS DE ELLAS. Aprehender ejercicios de relajación, cursos o aprendizajes de consciencia plena (mindfulness), prácticas de respiración, o todo lo que podamos internalizar en una clase de yoga, para llevarla hacer sus ejercicios incluso en el hogar. Todo suma y ayuda a bajar los niveles ansiosos.


Una alimentación adecuada, y dormir lo suficiente también forman parte de estos consejos para disminuir la ansiedad y mantenerla a raya.


¡Cuidado con lo que nos decimos!

“Me va a ir mal”, “Voy a desaprobar”, “no lo voy a conseguir”, y tantas otras frases boicoteadoras que pueden anteceder una acción que nos da miedo, puede alimentar que el sistema simpático suba la ansiedad de tal manera que nos paralice.

“Tenemos que modificar el mensaje interno que nos brindamos a nosotros mismos, desdramatizando cualquier resultado y confiando en nosotros mismos”, sugiere el psicólogo.

La ansiedad patológica

Esta aparece cuando el monto de la ansiedad sobrepasa niveles normales. Al no procesarla, ni darle importancia, comenzamos a sentirnos inquietos cada vez que surge una situación en la que somos puestos a prueba. “Entonces comenzamos a temblar, a sentirnos mal, derivando incluso en un ataque de pánico”, describe Domínguez.


-¿Qué es un ataque de pánico?

-“Un trastorno de ansiedad de los muchos que podríamos llegar a sufrir, si los niveles de estrés y auto exigencia nos sobrepasan”.

-¿Qué hacer ante este cuadro?

-“Si sentimos que nuestro estilo de vida es demasiado ansiógeno y estresante, y que que no cubrimos las expectativas que deseamos, vamos a terminar teniendo trastorno de ansiedad. Lo mejor es revisar el estilo de vida, y si vemos que no sirve y el síntoma se ha instalado, consultar con un profesional sería lo más adecuado".



Comments


bottom of page