top of page

Fibromialgia: 10 claves para entender la compleja enfermedad que genera dolor en todo el cuerpo


Cómo abordar esta disfunción en el sistema nervioso central que tiene un impacto directo en la calidad de vida.


Solo una persona que siente mucho dolor y no logra dar con el diagnóstico indicado (y por ende con el tratamiento para aliviar los síntomas) sabe la desesperación que se siente. Por eso, en el Día Mundial de la Fibromialgia, Jessica Borenstein, médica psiquiatra magister en psiconeuroinmunoendocrinología, y miembro de la Asociación Argentina para el estudio del Dolor, explica los puntos centrales que debemos tener en cuenta a la hora de comprender qué es y cómo abordarla.


A continuación, los puntos centrales que aborda en el libro.


1- ¿Qué es la fibromialgia?


"Es una enfermedad reumatológica que se da por una disfunción a nivel del sistema nervioso central”, en la que "el cerebro y la médula espinal presentan una alteración en la percepción y el procesamiento del dolor", explica Borenstein.


La especialista, que se dedica desde hace años al diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, agrega que "sus principales síntomas son los “dolores generalizados de más de tres meses de evolución, fatiga, alteraciones del sueño y trastornos cognitivos”.


En este sentido, la psiquiatra explica en su libro que puede haber “alodinia”, es decir, dolor ante estímulos que normalmente no son dolorosos, como el roce de la piel contra una sábana; aunque también “hiperalgesia: una respuesta aumentada a un estímulo que ya normalmente es doloroso”, como un pinchazo.


2- ¿Cuáles son las causas de la fibromialgia?


A la hora de analizar por qué puede padecerse FM, asoma la pregunta respecto de si es una enfermedad de causa desconocida. “No”, sentencia Borenstein y afirma que es multifactorial, que no es lo mismo. ”Son muchos los factores que se ponen en juego para que se desarrolle, tanto genéticos como adquiridos”.


Sin embargo, admite que si bien puede haber susceptibilidad genética, son principalmente los factores ambientales los que determinan que se inicie y mantenga la FM, principalmente el estrés crónico desregulado, que asoma como “el factor más estudiado y lo que más se observa en la práctica cotidiana en esta enfermedad”.


A su vez, es importante destacar que “no es una enfermedad con alto componente inflamatorio sistémico, como por ejemplo, la artritis reumatoidea, aunque sí sabemos que hay elevada neuroinflamación, y que por ello no responde a los analgésicos comunes”.


También subraya que presenta “alta comorbilidad con síntomas psiquiátricos de ansiedad, depresión y trastorno de estrés post-traumático (TEPT)”.


3- ¿Qué vínculo puede haber entre estrés y dolor?


Borenstein reconoce que la frase “estoy estresada” es común, y no necesariamente se asocia a enfermedades. Sin embargo, cuando indaga con sus pacientes respecto a la época en la que aparecieron los síntomas de la FM, por lo general surge algún evento particularmente estresante, como la muerte de un familiar o la pérdida de trabajo.


La médica explica que el sistema nervioso autónomo, que controla las acciones involuntarias (por ejemplo, los latidos del corazón o la presión arterial) está dividido en dos ramas: el simpático y el parasimpático, compuesto principalmente por el nervio vago.


Y amplía: “En pacientes con FM, el sistema nervioso simpático se encuentra hiperactivo y desregulado. Hay un exceso de sustancias secretadas (adrenalina y noradrenalina) que mantienen al sistema nervioso en alerta y alarma y provoca que por las noches sea difícil descansar”.


¿Por qué se dispara esta disfunción autonómica?. La especialista menciona al estrés crónico. ”Este sistema nervioso excitado –en alerta y alarma– provocado por el estrés crónico, también genera, entre otras cosas, el dolor tan característico de la fibromialgia”.


Borenstein insta a que la complejidad de la enfermedad no nos lleve a percibirla como algo del orden de lo ajeno: “Todos somos vulnerables a encender nuestra vía del dolor y volverla disfuncional ante situaciones que nos sobrepasan y no podemos afrontarlas correctamente en tiempo y forma”, reflexiona.


4- ¿Por qué la fibromialgia suele catalogarse como una enfermedad rara?


“A pesar de que todavía es usual escucharlo, la FM no es una enfermedad rara ni poco frecuente”, asegura la autora, y señala que tiene una prevalencia de entre el 2 y 6% en la población mundial​. Afecta principalmente a mujeres de edad media.


Además, asegura que los dolores generalizados son el quinto motivo de consulta en las guardias de emergencias, y que un cuarto de las consultas de reumatología son por síntomas vinculables a fibromialgia.


Lo interesante, para la especialista, es entender por qué las y los pacientes con este diagnóstico sienten que su patología es rara y poco frecuente. "El problema principal radica en que se habla poco de ella en las facultades de medicina y en las especialidades, y se la estudia generalmente bajo el modelo de enfermedad clásico, sin poder pensarla en forma integrada", opina.


En tanto, pondera que la complejidad de la FM "nos invita a adaptarnos a un nuevo paradigma en medicina: el biopsiconeuroinmunoendócrino​".


5- ¿Qué es la psicoinmunoendocrinología? (PNIE)


“En esta palabra difícil está la clave para comprender a la FM”, se entusiasma la médica ya que, como asegura, permite cambiar la perspectiva a la hora de pensar las patologías, sobre todo en contraposición a un modelo biologicista clásico, que concibe como predominante la relación causa-efecto.


“El abordaje PNIE nos ofrece una visión integrada sobre cómo entender las patologías para poder tratarlas. No es una especialidad, sino una disciplina, es una mirada que atraviesa a las especialidades”, destaca.


La PNIE está integrada por cuatro áreas:


- Psico: emociones, pensamientos, conductas.


- Neuro: neurotransmisores y neuropéptidos


- Inmuno: células inmunitarias


- Endócrina: hormonas


“Yo prefiero llamarla red BIO-PNIE, porque la forma de funcionar de esta red, va a estar determinada por la historia personal del individuo y su relación con su entorno: el ambiente y la cultura”, detalla.


La médica adhiere a la idea de pensar en una “red PNIE”, concibiendo que cuando se encuentra en eje prima la salud, pero en cambio cuando hay disfunción PNIE, se convierte en enfermedad. “A su vez, nos hace pensar los diagnósticos y tratamientos en forma multidimensional, y así tener más herramientas que las clásicas para abordarlas”, afirma.


6- ¿La fibromialgia es una enfermedad autoinmune?


Sobre este punto aún no hay consenso. La médica afirma que está en estudio la base de autoinmunidad, ya que “hay indicios de larga data”, donde se observa que hay células inmunes e inflamatorias desreguladas.


"En 2021, se publicó un estudio (Goebel et al.) en donde –explicado de forma simple– se inyectaron anticuerpos de pacientes con FM a ratones, que consecuentemente en unos días desarrollaron síntomas de la enfermedad. No sucedió lo mismo cuando fueron inyectados con anticuerpos de pacientes sanos", expone.


"A pesar de esta información, en la actualidad no podemos afirmar que sea una enfermedad autoinmune. Es necesario que se siga investigando, ya que aún se desconoce contra qué estarían dirigidos los autoanticuerpos; aunque se cree que hacia las proteínas neuronales", apunta.


7- ¿Por qué la fibromialgia es más frecuente en mujeres?


Este es un dato fehaciente: las estadísticas arrojan que entre el 70 al 90 % de los pacientes son mujeres.


“En la práctica cotidiana, también notamos un importante predominio femenino, aunque existen hombres con FM, o más frecuentemente con algún otro proceso de sensibilización central (por ejemplo, disfunción temporomandibular, síndrome de fatiga crónica, síndrome de intestino irritable)”, señala.


Borenstein reconoce que hay dos tipos de explicaciones ante esto, la primera, que define como “clásica”, está relacionada con una mayor predisposición genética de las mujeres a tener cuadros relacionados con el aumento de estrés-ansiedad-depresión, y a su vez con temas hormonales.


“Todo esto es cierto”, reconoce, pero suma otra perspectiva: “Considero que, a la hora de entender a la FM en la actualidad, es central comprenderla como una enfermedad con rasgos de patología de género, donde interviene el rol psicosocial que clásicamente fue asignado a la mujer, y que por suerte está cambiando”.


El común denominador que se encuentra es la "alta carga mental, donde en algún momento el sistema de regulación llegó a tope, y ahí comenzó el proceso doloroso".


8- ¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?


"Poder diagnosticar hoy en día a una persona con FM es un trabajo complejo”, reconoce.


"Actualmente no poseemos biomarcadores en sangre específicos, ni ningún estudio por imagen o histopatológico que sea diagnóstico en esta enfermedad. Por ello, es importante realizar las consultas necesarias, para juntar herramientas que puedan orientarnos", postula.


Según analiza, tolerar la incertidumbre es parte en muchas ocasiones del camino hacia el diagnóstico.


"Para los pacientes es clave entender que no tener un diagnóstico preciso, no significa no poder trabajar ni mejorar la sintomatología y la calidad de vida. Muchas veces la buena respuesta a las intervenciones generales, nos termina indicando que estábamos frente a un cuadro de FM", tranquiliza.


En este sentido, da cuenta de su experiencia en el consultorio: "recibo diariamente pacientes con diagnóstico de FM que no la tienen, y pacientes con los que finalmente llegamos al diagnóstico, pero que nunca habían sido correctamente estudiados ni diagnosticados", resume.


"Desde mi mirada, es central desdramatizar el diagnóstico y empezar a trabajar con cada persona desde lo que sí puede hacer, y transmitirle que va a poder mejorar. Comprender que los síntomas no son rígidos y que pueden ir tomando otra forma y disminuir hasta desaparecer; abre el camino de un trabajo preciso y de muchos cambios que se tendrán que realizar", aclara.


Respecto a los métodos de diagnóstico, destaca la herramienta de detección rápida de fibromialgia (FIRST, por sus siglas en inglés), una técnica de screening online creada por uno de los investigadores más reconocidos respecto a FM (entre ellos el doctor Serge Perrot), que sirve para brindar una primera orientación diagnóstica (en el caso de que sean afirmativas 5 de 6 respuestas).


9- ¿Qué especialidad trata la fibromialgia?


Se suele escuchar: "no sé a qué especialista tengo que ir", admite Borenstein. Para aquellos pacientes con síntomas, pero aún sin diagnóstico, recomienda en una primera instancia consultar a un reumatólogo, quien indicará hacer los primeros estudios de laboratorio, resonancia magnética y/o ecografía.


"Lo principal aquí es descartar muchos diagnósticos diferenciales que son reumatológicos. También se podría empezar por clínica médica, psiconeuroinmunoendocrinología (aunque no es una especialidad) o medicina del dolor", añade.


Y agrega que también sugiere hacer entrevistas con profesionales de salud mental, como un psiquiatra o un psicoterapeuta. ”Sabemos que tanto nuestras emociones, conductas, el estrés crónico, la ansiedad y la depresión, se ponen muy en juego en estos cuadros de dolor”, resume.


10- ¿Cómo es el tratamiento de la fibromialgia?


“El tratamiento de la FM representa un gran desafío, tanto para profesionales como para pacientes, dada su alta prevalencia, sus patologías acompañantes frecuentes (comorbilidades), la constelación de síntomas diferentes y fluctuantes, sumado muchas veces a la eficacia parcial de las modalidades terapéuticas cuando no se complementan”, plantea.


Y explica por qué el enfoque actual es multidisciplinar: "La medicina basada en la evidencia y la práctica cotidiana indican que, utilizando una sola herramienta (sólo medicación, o sólo psicoterapia), la persona va a obtener una mejoría parcial, ya que no hay una terapéutica con 100% eficaz. No existe la pastillita mágica y sabemos que los mejores resultados se obtienen sumando estrategias".


Para cerrar, resume los 5 ejes a abordar:


  1. Tratamiento farmacológico

  2. Psicoterapia y psicoeducación

  3. Ejercicio físico y movimiento

  4. Nutrición y suplementación

  5. Medicinas complementarias

"Es sumamente relevante trabajar con modificación de hábitos. Tenemos que transmitir que en este punto tenemos una herramienta poderosa para utilizar, cambiar y mejorar. La Medicina del Estilo de Vida (MEV), cada vez obtiene más espacio, tanto en medicina preventiva, como en el tratamiento de enfermedades crónicas", concluye.

Comments


bottom of page