top of page

¿Las alergias producen cansancio?


Muchas afecciones pueden hacernos sentir fatigados; estas son algunas formas de saber qué es lo que te está agotando.


Cuando llegan los cambios de estación, sobre todo en otoño y primavera, muchos sienten una falta de energía, pero ¿cómo se sabe si es producto de una alergia o de alguna otra cuestión?


Para el 26% de los adultos de los Estados Unidos que lidian con alergias estacionales, la primavera, aun no es el momento de deshacerse de los abrigos y divertirse al aire libre. “Se trata de una época donde comienza la temporada alta de alergias que trae de las mano distintos síntomas que la acompañan: secreción nasal, estornudos, ojos llorosos y fatiga”, dijo la Dra. Jyothi Tirumalasetty, profesora asistente clínica de medicina en la Universidad de Stanford que se especializa en alergias e inmunología.


Pero averiguar si el cansancio es el resultado de alergias o de algo más: un resfrío, producto del Covid-19 o simplemente del cambio de horario, puede ser un desafío porque muchos de los síntomas que se presentan, son los mismos en todos los casos. A continuación, hay algunas formas simples de diferenciarlos.


Prestar atención a tus síntomas


“Las alergias pueden causar fatiga y dificultar la capacidad para dormir”, comentó la Dra. Tirumalasetty. Una nariz tapada o sibilancias leves pueden impedir conciliar el sueño o bien, generar que alguien se despierte sobresaltado con ataques de tos. “La congestión también puede crear mucha presión en las vías respiratorias superiores y provocar cansancio”, explicó la Dra. Joyce Yu, alergóloga pediátrica e inmunóloga del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, y agregó que lo que sucede es que al cerebro le llega una señal de que está agotado.


“Una señal clave de que tu fatiga es causada por una alergia es si tenés otros síntomas, también de alergia, al mismo tiempo”, añadió la Dra. Tirumalasetty. Estos incluyen picazón en los ojos, oídos, nariz y garganta, así como estornudos, tos, secreción nasal, ojos llorosos, sibilancias o silbidos leves al respirar, goteo posnasal y sarpullidos en la piel o urticaria.


Pero “si no sos de esas personas que tose, jadea o lloriquea, entonces lo más probable es que no tengas alergia y que la fatiga se deba a otra razón”, sostuvo la Dra. Yu.


Es que “las condiciones de salud más comunes que pueden causar fatiga son la depresión, el déficit de hierro, problemas de tiroides y apneas de sueño”, comentó la Dra. Nina Mingioni, profesora de medicina en la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia.


Por su parte, la Dra. Tirumalasetty agregó que las fatigas también pueden desencadenarse a raíz de infecciones respiratorias como un resfrío o incluso por el Covid-19 y que a veces son acompañados de otros síntomas comunes de las alergias: tos, dolor de cabeza y congestión o secreción nasal. No obstante, la gran diferencia entre una alergia u otras afecciones está en la picazón de la nariz, ojos y oídos. Por lo tanto, “si tenés una infección de la vías respiratorias superiores, ello también te podría generar fiebre, dolor de garganta, inflamación de las glándulas y dolores musculares, pero que no tienen nada que ver con las alergias”, remarcó la Dra. Yu.


A su vez, “la duración de los síntomas puede ser otro indicio”, dijo la Dra. Tirumalasetty. Y contó que “un resfriado promedio desaparecerá en dos semanas, por lo tanto, si te sentís mal durante semanas o meses, lo más probable es que los síntomas sean el resultado de una alergia”.


“Debido a que la fatiga es un síntoma y no una condición médica en sí misma, no existe un tratamiento específico para ella”, especificó la Dra. Mingioni. Entonces, para abordar la fatiga, “prácticamente siempre hay que abordar el problema subyacente”, agregó la especialista.


“Si la presión nasal por la congestión te hace sentir cansado o bien, te genera síntomas como dolor de cabeza, la podés tratar con medicamentos para la alergia de venta libre, como los antihistamínicos orales”, comentó la Dra. Yu. Sin embargo, traen algunos pros y contras.


“Los medicamentos orales para la alergia son efectivos para aliviar síntomas como la congestión, la picazón y los estornudos, pero una desventaja es que muchos causan somnolencia”, dijo la Dra. Tirumalasetty. Por su parte, la Dra. Yu precisó: “Los antihistamínicos orales de primera generación, como Benadryl (difenhidramina) o Atarax (hidroxizina), tienen más probabilidades de causar somnolencia que los antihistamínicos de segunda generación, como Claritin (loratadina) o Zyrtec (cetirizina)”.


“E incluso los que están etiquetados como “no somnolientos” aún pueden causar algo de sueño en algunas personas”, reveló la Dra. Tirumalasetty. Por lo tanto, encontrar el medicamento que mejor funcione, conlleva un proceso de prueba y error.


Dicho esto, la Dra. Yu añadió: “Es más beneficioso tratar las alergias que evitar los medicamentos por miedo a la sedación”. Y ello lo dice en base su experiencia tratando pacientes. Y explica que si los síntomas de la alergia te causan fatiga por haber permanecido toda la noche despierto, entonces una buena oportunidad para usar los remedios a favor y aprovechar el efecto de la somnolencia.


“Aún así, existen alternativas a los medicamentos orales que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la alergia”, manifestó la Dra. Yu. Entre ellos incluye aerosoles o enjuagues nasales de solución salina, antihistamínicos o gotas para los ojos con solución salina.


Seguimiento de los factores desencadenantes


“Identificar los patrones de sus síntomas, puede ayudarte a preparar la temporada de alergias”, comentó la Dra. Yu. Si se sabe que por ejemplo la fatiga suele ocurrir durante la primavera, lo mejor es anticiparse al momento y adquirir los medicamentos con tiempo.


“Creo que llevar un diario es útil para hacer un seguimiento de los síntomas”, dijo la Dra. Tirumalasetty. Para ello, se puede optar con registrarlos en el calendario del teléfono, como también anotarlos en una aplicación de notas o en un cuaderno físico. Y sería algo así: “Estaba en la casa de mi hermano que tiene seis gatos, y ahora siento picazón y cansancio”, dijo la experta.


En caso de que se sepa cuáles son las sustancias que causan la alergia, hay opciones para rastrear de forma online el nivel de polen en el ambiente. “Para ello se pueden usar los rastreadores de la Academia Estadounidense de Alergias, Asma e Inmunología o de Pollen.com”, estimó la Dra. Tirumalasetty. Y agregó que cuando los niveles de polen son altos, “una buena opción es actuar para prevenir, por ejemplo, tomando un antihistamínico, antes de salir a la calle”.


Otra estrategia clave para minimizar los síntomas es “hacer su casa a prueba de alergias”, sumó la Dra. Tirumalasetty. Por ende, si sos alérgico a los ácaros del polvo, podrías usar ropa de cama hipoalergénica o, colchones, almohadas y fundas de edredón “a prueba de alergias” y que evitan que dicho polvillo ingrese a la cama. De esta manera se minimizan los síntomas. En esta línea, la experta advirtió acerca de la importancia de lavar las sábanas una vez por semana, evitar el contacto con cualquier animal sospechoso, ducharse después de haber estado afuera y limpiar la ropa que se usó.


Así, la Dra. Mingioni sostuvo que “cuando se padece fatiga, por cualquier causa, es importante priorizar los hábitos que promueven un descanso de calidad, como acostarse y despertarse a la misma hora todos los días, mantener las habitaciones libres de distracciones y limitar el uso del teléfono celular antes de ir a la cama”. Para finalizar comentó: “El descanso es crucial para manejar los problemas de salud, ya sea por estrés, por un resfrío o por alergias”.

Comments


bottom of page