top of page

¿Mala memoria? ¡Revertilo con la alimentación!

El problema no sólo se emparenta con la edad cronológica, o un trastorno determinado. Puede suceder por estrés u otras causas a toda edad. Pautas alimentarias para frenar este efecto indeseado.

"¿Cómo se llamaba el nombre de la confitería de la que venimos?", "Se me fue el apellido de mi vecino, lo tengo en la punta de la lengua" ¿Te suena familiar? Si bien las trastornos en la memoria se vinculan con la etapa evolutiva de cada individuo, otras causas subyacen más allá de la edad que se tenga.


¿Qué podemos hacer?


Desde la alimentación una usina que fortalezca y potencie a la memoria, basada en hábitos saludables. Y aunque parezca un consejo que solemos escuchar, pocas veces lo seguimos.

Como especifica la Licenciada en Nutrición Daniela Ortega: "la gran palabra para este problema es 'antioxidantes'. Se trata de sustancias presentes en muchos alimentos que previenen el envejecimiento de la célula".


¿Qué pasa cuando nuestras células comienzan a volverse "viejitas"? Los problemas de memoria aparecen con mayor visibilidad. Un proceso que si tenemos una conducta preventiva desde jóvenes, puede volverse más lento.


Los colores de la memoria

Teniendo en cuenta el tono de los alimentos podemos darnos una buena idea acerca de lo que tenemos que llegar a consumir. La profesional apunta algunos de ellos:


- Los de color violeta, rojo y azul (uvas, arándanos, repollo y cebolla morada, el vino, entre otros)

- En verde: la vedette es la palta, rica, sustanciosa e ideal para consumir sola o en mix.

- Frutos secos: nueces ideales para nuestra memoria, y sencillas de llevar como colación

- Chocolate: al igual que el café y las especias, son un combo anti olvido.


No se trata de una lista restringida, sino que entre de brindarte ideas sencillas desde la nutrición, para que sean los alimentos tu arma anti-oxidante para la memoria.

Commentaires


bottom of page