top of page

Masturbación: para acabar con todos los mitos



“Podés quedar ciego si te masturbás demasiado”, decían hace algunos años; o, también, algunos promulgaban que la autosatisfacción te hacía “crecer verrugas en las manos”. Lo cierto -y por suerte- muchos de esos mitos e historias creadas bajo vaya a saber qué objetivo, han quedado sin efecto en los tiempos que corren. Pero, como todo, las teorías y especulaciones también se renuevan.


Es por eso que para todos/as aquellos/as que aún dudan de la certeza o falsedad de estas pseudo teorías del arte de autocomplacerse, el sexólogo Germán Gregorio Morasutti pone sobre las mesa las verdades del asunto.


Mito 1. Masturbarse influye negativamente en la infertilidad

“No hay evidencia científica que señale que masturbarse afecte negativamente a la fertilidad, no tiene ningún sentido la creencia de que cuanto más nos masturbamos más posibilidades de ser infértiles tenemos. Cuando un hombre está intentando ser padre lo recomendable es que no abandone la masturbación, ya que esta renovación fluida es positiva para su organismo. Está comprobado que la eyaculación aumenta los niveles de la hormona cortisol, que ayuda a mejorar y regular el sistema inmunológico. Y, por otro lado, en los hombres, la expulsión adecuada y fluida de semen hace que las vías y los conductos se mantengan limpios lo que mantenga a raya las posibles infecciones bacterianas. Así, si este esperma es de calidad conservará la movilidad y las concentraciones normales de espermatozoides.


Mito 2. Eyaculando a diario mejora la “potencia sexual”

“Esto es falso. Casi todo lo que dice que mejora la potencia sexual de los hombres es un mito. Para las personas crédulas, masturbarse a diario puede producir un aumento de confianza. Si con el término potencia sexual nos referimos a estar adecuadamente preparados y sanos para nuestra vida sexual, la masturbación sí ayudará, ya que, tanto en hombres como en mujeres, fortalece el suelo pélvico, lo que repercute en la salud general de ambos. Además, en el caso de los hombres, previene la disfunción eréctil y en el de las mujeres, la incontinencia urinaria, por lo que ayuda a mejorar la calidad de vida en todos los aspectos.


Mito 3. Masturbarse repercute en la piel

“Verdadero. Masturbarse sí tiene repercusiones en la piel, pero positivas. Cuando nos masturbamos nuestro cuerpo se relaja, los vasos sanguíneos se dilatan y, por lo tanto, el riego sanguíneo aumenta, mejorando la piel y su oxigenación. Cuando practicamos sexo, en compañía o en solitario, segregamos endorfinas y oxitocina lo que mejora el estado de ánimo y el aspecto físico y psíquico.


Mito 4. Masturbarse puede disminuir el placer sexual con la pareja

“La forma de masturbarse influye en la respuesta eyaculatoria y orgásmica y en la sensibilidad de la persona que lo practica. Cuando lo hacemos nuestro cuerpo está más sensible y receptivo, la masturbación permite conocer mejor nuestro cuerpo y saber dónde tocar para provocar más placer, y eso ayuda a mejorar y potenciar las relaciones sexuales. Cuanto más lo hagas más ganas tendrás de seguir haciéndolo: la masturbación es como el deporte. Sin dudas es una actividad que debería mantenerse activa a lo largo de todo el ciclo vital, independientemente de que tengamos pareja o no. Dejar de hacerlo implica una conducta sexual clave para la salud sexual. Esto no quiere decir que masturbarse a todas horas sea bueno y sano. La virtud está en el punto medio ya que hacerlo compulsivamente puede ser tan problemático como no hacerlo.


"La masturbación permite conocer mejor nuestro cuerpo y saber dónde tocar para provocar más placer, y eso ayuda a mejorar y potenciar las relaciones sexuales".



Mito 5. Los orgasmos son mejores

“La principal diferencia es que en la masturbación la fantasía y la estimulación están totalmente controlados por nosotros mismos y eso nos asegura buenas experiencias, aunque el sexo con otra persona puede llegar a producir dosis de placer indescriptibles y orgasmos muy intensos. Son dos formas diferentes de ver y entender el sexo. Ayuda a la relajación, la respuesta neuroquímica asociada a un orgasmo provoca efectos muy similares a un ansiolítico y un antidepresivo. Cuando la masturbación es satisfactoria nuestro cerebro libera sustancias neuroquímicas como la serotonina y la oxitocina, que están relacionadas con sentimientos de relajación y felicidad, y la dopamina, también conocido como el neurotransmisor del placer.


Mito 6. Reduce el riesgo de cáncer de próstata

“Este beneficio es, tal vez, el más importante de todos los que tiene la masturbación para los hombres. Recientes revisiones científicas publicadas en los últimos años señalan que eyacular entre 2 y 4 veces a la semana está relacionado con un menor riesgo de sufrir cáncer de próstata”.

Kommentarer


bottom of page