top of page

¿Qué es una infección urinaria?


Son afecciones habituales que ocurren cuando ingresan bacterias a la uretra e infectan las vías urinarias. Cuáles son los síntomas.


¿Qué es una infección urinaria? Es la infección del sistema urinario, que está compuesto por los dos riñones, dos conductos que salen de los riñones y llevan la orina a la vejiga y un tercer conducto que sale de la vejiga al exterior y se denomina uretra. Normalmente, todas estas áreas están estériles, es decir, no hay gérmenes, no hay bacterias, no hay virus, pero pueden infectarse eventualmente.


¿Por qué? Porque los gérmenes ingresan del exterior, por vía baja, a través de la uretra. Así se puede infectar, por ejemplo, la vejiga, y en esos casos se denomina cistitis.


Los uréteres se podrían también infectar, también los riñones, se denomina pielonefritis y la uretra, uretritis. Y también, en el caso del hombre, una glándula que está entre la uretra y la vejiga, que es la próstata y se denomina prostatitis.


¿Cuáles son los síntomas? ¿Cómo hacemos el diagnóstico?


Los síntomas pueden ser un poco variables. Las infecciones urinarias son eventos frecuentes, ni que hablar en la mujer. Se estima que entre el 40% y 50% de las mujeres van a tener infección urinaria en algún momento de la vida y no pocas mujeres lo tienen en forma reiterada. Es decir, que vuelve a aparecer varias veces.


¿Cuáles son los síntomas? Ardor al orinar, una micción imperiosa, necesidad de orinar en forma rápida, como si fuera una urgencia. En algunos casos, si hay infección superior, en los riñones, puede aparecer fiebre. Puede haber alteraciones nocturnas, por ejemplo, cuando la necesidad de orinar es más frecuente durante la noche.


O que orine muchas veces durante el día, pero poco volumen cada vez. Son muchos los síntomas que pueden acompañar este tipo de infecciones, dependiendo si el área afectada es la uretra, la vejiga o los uréteres.


¿Cómo se hace el diagnóstico? Con un análisis de orina. La orina, para empezar, cambia de color, de el tono ámbar o amarillo transparente habitual, pasa a ser turbia. Y cuando se analiza en un análisis de laboratorio, el bioquímico que lo examina observa que tiene alteraciones.


Por ejemplo, la persona puede tener glóbulos rojos altos, que normalmente hay muy pocos, puede haber muchos glóbulos rojos por la infección. O puede subir el nivel de glóbulos blancos por la infección. O pueden aparecer bacterias. Esa orina se puede cultivar para generar colonias de bacterias y es así cuando nos dan el diagnóstico.


Pero también se puede determinar qué bacterias tienen y cuáles son los antibióticos que sirven o que son indicados médicamente para atacar a esas bacterias.

Comments


bottom of page