top of page

Síndrome del “text neck”: tres consejos para tener en cuenta

El trastorno genera dolor en el cuello, hombros y espalda por utilizar el teléfono con una postura inadecuada.

En la actualidad, el uso frecuente de las herramientas tecnológicas puede generar el síndrome del llamado “text neck” o “cuello de texto” en español. Un trastorno que genera dolor en el cuello por utilizar el celular con una postura inadecuada y que podría estar en aumento con el desarrollo de la pandemia ya que ha llevado a las restricciones de movilidad por las ciudades y a más encuentros virtuales.


En algunos casos, hay personas que se desploman en un sofá o en la cama para descansar, pero toman el teléfono celular o móvil y las tabletas desde esas posiciones. Otras se sientan o lo usan cuando están paradas, pero con la cabeza hacia abajo. Con el uso frecuente del teléfono inteligente, se puede desarrollar entonces el “cuello de texto”, una lesión por esfuerzo repetitivo que es cada vez más común.


El trastorno se caracteriza por un dolor muscular agudo en el cuello y en los hombros, y a veces en la parte baja de la espalda. Se está produciendo incluso en adolescentes y niños pequeños. “Normalmente, la incidencia del dolor de cuello aumenta con la edad”, contó el doctor Robert Bolash, especialista en tratamiento del dolor de la reconocida Clínica Cleveland de los Estados Unidos. “Pero hoy en día estamos viendo y tratando a más pacientes -pacientes más jóvenes- que nunca habían informado de dolor de cuello”.


¿Cómo es posible que el uso de un teléfono celular u otro dispositivo móvil cause el daño? Todo depende de cómo se mire hacia el dispositivo cuando se lo usa. “Mirar hacia abajo y dejar caer la cabeza hacia delante cambia la curvatura natural del cuello”, explicó el doctor Bolash. “Con el tiempo, esa desalineación puede tensar los músculos y provocar el desgaste de las estructuras del cuello”.

Es que cuando se deja caer la cabeza, ocurren tres cosas: el cuello se desplaza hacia delante; los hombros se redondean hacia delante o se levantan hacia las orejas; y los músculos del cuello y de los hombros se contraen. “Los músculos del cuello, en su posición correcta, están diseñados para soportar el peso de la cabeza, que es de unos 3 a 5 kilos”, precisó. Sin embargo, advirtió: “Por cada centímetro que se deja caer la cabeza hacia delante, se duplica la carga de esos músculos”. Mirar hacia abajo el celular, con el mentón hacia el pecho, implica más peso sobre el cuello.


Además del dolor muscular, el síndrome del “cuello de texto” puede causar otros problemas de salud. Estar sentado en una posición encorvada restringe la capacidad de expansión de los pulmones. Esta situación puede afectar la capacidad pulmonar. Además, al inhalar menos oxígeno, el corazón tiene que bombear con más fuerza para distribuir más sangre portadora de oxígeno por el cuerpo.


Para mejorar el cuadro si ya se desarrolló el síndrome, se recomiendan estos 3 consejos de la Clínica Cleveland:


1- Para terminar con el cuello de texto, hay que mejorar la postura.

Se aconseja aprender a adoptar una postura correcta y alinear el cuello. La persona se puede observar en un espejo para tomar más conciencia sobre su postura. Si está correctamente erguida, debería poder trazar una línea vertical desde la oreja hasta el hombro, según aconsejó Bolash.


2 - Arquear la espalda

Si la postura no es perfecta, hay que intentar hacer extensiones de hombros. Se sugiere arquear el cuello y la parte superior de la espalda hacia atrás, alineando los hombros bajo las orejas. Este sencillo estiramiento puede aliviar la tensión y el dolor muscular.


3- Mirar hacia adelante

En lugar de inclinar el mentón hacia abajo para leer el teléfono celular, hay que elevar el dispositivo a la altura de los ojos. Igual acción se debería adoptar con una computadora portátil o notebook. La pantalla del monitor debe estar a la altura de los ojos para que la cabeza no esté constantemente caída y no se genere una tensión muscular.

Comments


bottom of page