top of page

¿Se puede donar sangre después de haber padecido COVID-19?

Te contamos todo lo que hay que saber para ayudar de forma segura en época de pandemia.

Cada año millones de personas necesitan transfusiones sanguíneas. Algunas personas la requieren durante una cirugía, otras dependen de esta luego de sufrir un accidente o debido a que padecen una enfermedad que requiere componentes sanguíneos. Las donaciones de sangre hacen que todo esto sea posible. La sangre humana no puede reemplazarse; todas las transfusiones usan sangre de un donante.


Pero en plena pandemia, muchos se preguntarán: ¿se puede donar sangre después de haber padecido COVID-19?


De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la transmisión de la COVID-19 no se presenta a través de transfusiones sanguíneas o de otros componentes de la sangre. Hasta la fecha, no existe evidencia de que una persona que recibe sangre de un positivo por COVID-19 pueda infectarse mediante la vía de transfusión sanguínea. Se trata de un riesgo teórico e improbable.

Sin embargo, para ser responsables y evitar la propagación del COVID-19 en centros de donación, se han puesto distintos protocolos en práctica. Según un protocolo de Madrid, para las personas que han sido diagnosticadas como positivas, deben esperar para donar sangre al menos 28 días tras la desaparición de los síntomas. También pueden hacerlo tras 14 días después de haberse realizado una PCR con resultado negativo.


Además, también se pregunta si el donante ha tenido, en las últimas dos semanas, síntomas compatibles con la COVID-19 o si ha tenido un contacto estrecho. Si la respuesta es positiva en ambos casos, se recomienda no donar. Al personal sanitario que ha estado en contacto o ha trabajado habitualmente con pacientes infectados de coronavirus, se les recomienda esperar también 28 días tras el último contacto con un paciente positivo para poder ir a donar.

¿Y si estoy vacunado?

Las personas vacunadas contra la COVID-19 sí pueden donar sangre. En EEUU, la propia Cruz Roja explica que “la mayoría” de los inmunizados no necesita dejar pasar tiempo siquiera tras recibir las dosis, siempre que no noten fiebre u otros síntomas y se sientan bien en el momento de la donación.


En el caso de Europa, todos los países de la UE autorizan a los vacunados a realizar donaciones de sangre, si bien varían los tiempos de espera tanto para quienes notan síntomas tras la vacuna como para quienes carecen de ellos.


“Donar sangre después de recibir una vacuna anti COVID no reduce la protección del donante contra el virus”, señala asimismo la Cruz Roja de EEUU, antes de recalcar que, al igual que otras vacunas, la del coronavirus “está diseñada para generar una respuesta inmune” que ayuda a proteger a una persona de la enfermedad, de modo que “la respuesta inmunitaria de un donante no se ve afectada por la donación de sangre”.


La donación de sangre es segura

Si eres un adulto sano, generalmente puedes donar 1/2 litro de sangre sin poner en peligro tu salud. Dentro de las 24 horas siguientes a la donación de sangre, el cuerpo reemplaza los líquidos perdidos. Y después de varias semanas, el cuerpo reemplaza los glóbulos rojos perdidos.


Para ser elegible para donar sangre, plasma o plaquetas, se deben cumplir los siguientes requisitos:


- Gozar de buena salud.

- Pesar al menos 50 kg.

- Pasar las evaluaciones físicas y de antecedentes de salud.


Los criterios de elegibilidad varían levemente según los distintos tipos de donación de sangre y los centros. Averigua las especificaciones en tu centro de donaciones local.



Comments


bottom of page