top of page

TDAH: Cómo saber la diferencia con una distracción normal, según los especialistas


Todo el mundo tiene episodios de falta de atención y olvidos; cuándo los psiquiatras diagnostican el problema como algo clínico.


¿Cortás las etiquetas de la ropa? ¿Revivís (y te arrepentís) de conversaciones pasadas? ¿Tenés episodios de agotamiento y fatiga? ¿Te distraés mientras alguien habla? ¿Te volvés hiperconcentrado mientras trabajás en un proyecto? ¿Contás con docenas de pasatiempos? ¿Olvidás las cosas?


Al igual que con la mayoría de las afecciones psiquiátricas, los síntomas del TDAH pueden variar en tipo y gravedad. Y muchos de ellos “son comportamientos que todos experimentan en algún momento u otro”, dijo Joel Nigg, profesor de psiquiatría en la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón. Sin embargo, la clave para diagnosticar la afección requiere “determinar que es grave, extrema” y que interfiere con la vida de las personas que la padecen, dijo. También es fundamental que los síntomas hayan estado presentes desde la infancia.


Esos matices se pueden perder en las redes sociales, dicen los expertos. De hecho, un estudio publicado a principios de este año encontró que más de la mitad de los videos de TDAH en TikTok eran engañosos. Si un video (o artículo) confunde y hace pensar que uno puede tener TDAH sin diagnosticar, se debe considerar lo siguiente:


¿Por qué el TDAH a menudo no se diagnostica en adultos?


Aproximadamente el cuatro por ciento de los adultos en los Estados Unidos tienen suficientes síntomas para calificar para el TDAH, pero se estima que solo uno de cada 10 es diagnosticado y tratado. A modo de comparación, aproximadamente el 9 por ciento de los niños en los Estados Unidos han sido diagnosticados con la afección y las tres cuartas partes han recibido medicamentos o terapia conductual para tratarla.


Una de las razones de la falta de diagnósticos en adultos es que cuando las personas piensan en el TDAH, a menudo imaginan a un niño que no puede quedarse quieto y que interrumpe la clase, dijo la Dra. Deepti Anbarasan, profesora asociada a la clínica de psiquiatría de la Escuela Grossman de Medicina de la Universidad de Nueva York. Pero esos síntomas hiperactivos estereotípicos están presentes en solo el cinco por ciento de los casos de adultos, dijo.


En cambio, los síntomas como el olvido, la dificultad para concentrarse, los problemas de organización y la procrastinación, lo que los expertos llaman TDAH desatento (en oposición al TDAH hiperactivo), son más comunes en los adultos. “Con los adultos, a menudo no se trata necesariamente de hiperactividad o impulsividad, sino más bien de problemas del funcionamiento ejecutivo”, dijo la Dra. Anbarasan. “Es más sutil”.


El TDAH también puede ser mal diagnosticado como otra condición psiquiátrica. Por ejemplo, es común que las personas con TDAH tengan problemas con la regulación de las emociones; pueden enojarse rápidamente o tener cambios de humor dramáticos. También pueden ocurrir preocupación y ansiedad excesivas, a veces debido a los propios síntomas del TDAH. Como resultado, muchos adultos pueden haber sido diagnosticados con depresión o ansiedad cuando la raíz del problema es en realidad el TDAH.


¿Cómo se diagnostica el TDAH en adultos?


Hay tres preguntas principales que un psiquiatra responderá junto a uno para ayudar a determinar si se tiene una falta de atención normal, olvidos o TDAH: ¿Cuántos síntomas se tienen? ¿Se han tenido desde la infancia? ¿Afectan a dos o más partes de la vida propia?


Los dos últimos son particularmente útiles para determinar si alguien será diagnosticado, dijo el Dr. Craig Surman, psiquiatra que dirige el Programa de Investigación del TDAH en Adultos en el Hospital General de Massachusetts. Una vez que se han establecido, dijo, “realmente se eliminan a varias personas”.


Una persona debe tener cinco de los nueve síntomas enumerados en el manual oficial de diagnóstico de psiquiatría para calificar para el TDAH por falta de atención. Estos síntomas se dividen libremente en tres categorías: problemas con la productividad o el rendimiento (procrastinar en el trabajo o no terminar las tareas); memoria (perder con frecuencia el teléfono o las llaves u olvidarse de recoger la leche de camino a casa); y organización de objetos y tiempo (tener la casa desordenada o siempre llegar tarde).


Estos síntomas deben afectar negativamente a dos o más partes de la vida, como el trabajo, el hogar y las relaciones. Si la casa es un desastre, pero se tiene éxito en el trabajo y la vida personal es rica y satisfactoria, probablemente no calificaría para un diagnóstico.


Los síntomas también deben haber estado presentes desde antes de los 12 años. A los ojos de la mayoría de los médicos, el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo, lo que significa que comenzó cuando el niño (y su cerebro) eran pequeños. Esto puede ser lo más difícil de determinar porque las personas pueden haber recibido asistencia o compensado sus síntomas sin darse cuenta. Por ejemplo, un padre puede haberles proporcionado recordatorios diarios para que terminan la tarea de la escuela.


“Han tenido el trastorno probablemente durante la mayor parte de sus vidas, pero han aprendido a sobrellevarlo de varias maneras”, dijo Anbarasan. “Son personas que anotan todo o siguen muy bien una estructura y dedican mucho tiempo y esfuerzo a organizarse”. Muchas personas no reconocen que algo anda mal hasta que se suman las demandas y responsabilidades de la edad adulta y los sistemas que han estado usando comienzan a fallar.


Esto puede ser especialmente cierto para las mujeres. Los niños tienen aproximadamente el doble de probabilidades de ser diagnosticados con TDAH en la infancia que las niñas porque, incluso a edades tempranas, los síntomas de las niñas suelen ser más desatentas que hiperactivas por naturaleza. Como resultado, las niñas con TDAH pueden tener un poco de dificultad en la escuela o ser vistas como soñadoras tranquilas, pero evaden el diagnóstico porque no son notoriamente perturbadoras en la clase o en el hogar.


Si uno está seriamente preocupado por su nivel de atención, pero no tuvo síntomas de TDAH en la niñez, los problemas podrían deberse a otro problema médico o psicológico: eventos traumáticos o estresantes recientes, cambios en el comportamiento del sueño o el uso de sustancias, otras afecciones psiquiátricas o incluso el inicio temprano de un trastorno neurodegenerativo, que podría confundirse con TDAH.


“Hay al menos una docena de condiciones psiquiátricas y cognitivas que pueden imitar el TDAH, así como una lista sustancial de condiciones médicas”, dijo el Dr. Nigg. “Cuando alguien piensa que tiene TDAH, recomendaría que se haga un estudio completo”.


¿Qué opciones hay disponibles si se le diagnostica?


La buena noticia es que el TDAH es bastante fácil de tratar. Los medicamentos estimulantes como Ritalin o Adderall son efectivos para ayudar a las personas a captar su atención. Otra clase de medicamentos, llamados agonistas alfa-2, se desarrollaron originalmente para tratar la presión arterial alta, pero a veces también se recetan para el TDAH. Estos medicamentos pueden ayudar a las personas a concentrarse sin muchos de los efectos secundarios desagradables de los estimulantes, como problemas para dormir o disminución del apetito.


Los tratamientos no farmacéuticos, como el coaching y la terapia conductual, también pueden ser útiles. Estas técnicas ayudan a las personas a comprender cómo el TDAH afecta su vida diaria y les brinda estrategias para sobrellevar la situación.


Debido a que se puede abusar de los medicamentos estimulantes, la cuestión de cuándo y cómo tratar a las personas con TDAH puede ser complicada para los médicos. “Veo parte del diagnóstico como, ‘¿Están enfermos por eso?’ Y eso es diferente a, ‘¿Son improductivos por eso?’”, dijo el Dr. Surman. Si alguien cumple con los criterios de diagnóstico, pero los síntomas no le causan mucha angustia y, en general, funciona bien día a día, el doctor dijo que tiende a recomendar estrategias como el coaching y la terapia conductual en lugar de la medicación.


Independientemente del plan de tratamiento recomendado, es importante tomar en serio el TDAH. Sin tratamiento, las personas con esta afección tienen un mayor riesgo de muerte prematura, tanto por accidentes como por suicidio. También es más probable que tengan problemas con sus finanzas, problemas legales, uso de sustancias, comportamiento sexual inseguro y conducción insegura. Pero con un tratamiento efectivo, esos riesgos se reducen drásticamente.

Comments


bottom of page